Llámenlo como quieran: pérdida de datos, fuga de datos, o violación de datos; el robo de la valiosa información corporativa se ha convertido indiscutiblemente en un problema global