Existen una serie de normas básicas para mantener a salvo nuestras contraseñas, como contar con diferentes combinaciones en cada cuenta, un gestor de contraseñas o implantar la autenticación