Review: Fitbit Charge 3

Hace unas semanas llegó a nuestro país el renovado Fitbit Charge 3 y hemos tenido el placer de probarlo, a continuación les contamos las principales novedades de este excelente dispositivo.

En este review analizaremos en profundidad uno de los dispositivos de actividad icónicos y más vendidos de la marca, hablamos del Fitbit Charge 3.

A simple vista las diferencias con su predecesor pueden no ser notorias, pero estamos hablando de una de las pulseras de actividad más avanzadas creadas por la marca. En esta tercera versión nos encontramos con un pulsómetro óptico integrado y porsupuesto con la opción de recibir notificaciones de nuestras aplicaciones favoritas.

Una de las características más esperadas por los fieles a Fitbit es que en esta versión la pulsera es completamente sumergible, algo que ya habíamos visto en otros modelos de la marca, pero que aquellos fanáticos de Charge – dentro de los que me incluyo – esperábamos con ganas.

Novedades 

En materia de diseño la verdad es que no hay mucho que contar, nos seguimos enfrentando a un dispositivo que básicamente tiene las mismas dimensiones que el anterior, sin embargo las diferencias se pueden apreciar en los pequeños detalles de esta banda deportiva.

Algo que puede ser imperceptible es que Charge 3 es seis gramos más liviana y un tanto más delgada que la versión anterior, pero que se nota cuando eres usuario frecuente, pues en la muñeca se siente la reducción de tamaño haciendo más cómoda la portabilidad.

Otra de las novedades que trae Charge 3 es su autonomía, que llega a los 7 días sin tener que conectar el Charge 3 al cargador.

La marca no ha variado mucho en cuanto a la pantalla, sigue siendo OLED, mucho más brillante y con una definición más vistosa, pese a ello sigue teniendo uno que otro problema al enfrentar la luz del sol, pues tiende a perderse definición al momento de querer chequear una alerta de mensaje o la hora. El modo de pantalla activa funciona a la perfección con un giro de la muñeca o simplemente tocándola para activar.

Con la utilización de Corning Gorilla Glass, este dispositivo se hace más resistente a rayaduras y el control ahora es táctil y no a base de pequeños golpecitos como sucedía con el modelo anterior. Quizás una de las novedades más notorias es la eliminación del botón lateral, reemplazado por uno de tipo inductivo, esto sin duda ayudó a que Charge 3 tuviera la capacidad de sumergirse.

Otro cambio en su diseño son los enganches de las pulsera, más pequeños, más simples de enganchar y desenganchar y mucho más seguros. Este dispositivo incluye el mismo sensor óptico de Fitbit Versa, que registra el pulso al momento de desarrollar un deporte de forma continua y además puede estimar la capacidad aeróbica; a ello se suma un led rojo capaz de medir la saturación de oxígeno en la sangre, ello a futuro – según nos explican – podrá detectar episodios de apnea del sueño.

Otra de las novedades de Fitbit es que este dispositivo – en su versión especial – cuenta con sensor NFC para pagos inalámbricos en la medida que el servicio esté disponible.

De las cosas que se mantienen en este dispositivo, podemos mencionar el acelerómetro interno, altímetro, avisos por vibración y conectividad bluetooth.

Qué se puede hacer con Fitbit Charge 3

Tal como ocurre con el resto de los dispositivos de Fitbit, con Charge 3 podremos seguir registrando pasos, escaleras subidas, conteo de calorías, minutos de actividad; además de ello también tendremos alertas de inactividad y por supuesto el registro de sueño. Otra de las cosas que se mantienen es la opción de realizar ejercicios de relajación guiados. La gran novedad es la incorporación de avisos de salud femenina, con lo cual es posible monitorear las fases del ciclo menstrual.

En cuanto al monitoreo de actividad física o deportes, la novedad está en el perfil para natación en piscina, que puede registrar el número de largos automáticamente. En todos los modos deportivos – más de 15 que podemos incluir en la pulsera- se puede registrar el pulso mediante el sensor óptico de frecuencia cardíaca y no podía faltar la función Smart Track, que es capaz de reconocer automáticamente la actividad física que se está realizando al minuto se haber comenzado, una función que va muy bien cuando trotamos, hacemos ciclismo o nadamos.

Es un excelente dispositivo para los amantes del deporte, pero sería aún mejor si el fabricante se decidiera a incorporar el GPS, una vez más en esta versión es lo que nos falta para hacer aún más completa la experiencia y se lo seguiremos cobrando a Fitbit.

En este dispositivo podremos recibir notificaciones de las aplicaciones móviles que tengamos instaladas en el móvil, tales como mensajería o redes sociales y podremos responder con mensajes cortos predefinidos, pero ojo esto únicamente en Android. Un contra es que no dispone de música integrada como sucede con Ionic y Versa.

Mi opinión es que es ideal para quienes quieren tener un control de su actividad física, ya que se puede elegir dentro de la amplia gama de actividades que se pueden realizar y con las que cuenta Fitbit, incluyendo en esta versión la natación. Falta el tema del GPS y un excelente regalo de Navidad.

 

En chile su valor bordea los $139.990 y está disponible en todas las tiendas de retail.